PRODUCTOS

CURIOSIDADES
Preparado por el Ing. Pascual Carravetta
Ing. JUAN BAIGORRI, el "mago de la lluvia"

"Como lo pronosticó Baigorri, hoy llovió", este era el título de tapa que mostraba la 5ta del diario Crítica el 2 de enero 1939, hace ya tres cuartos de siglo. Pero había más, Baigorri no pronosticaba la lluvia, Baigorri la producía con su "máquina de hacer llover".

Juan Baigorri, oriundo de Entre Ríos, fue ingeniero geofísico por la universidad de Milán, en virtud de su profesión recorrió varios continentes, hasta que por los años 30 retornó al país y se instaló en una casa de la porteña Villa Luro. En el altillo de la casa instaló un curioso aparato que tenía la capacidad de producir lluvia. Fue inventado por Baigorri y originalmente pensado para trabajos de exploración geológica. Tal era el uso que le daba, pero durante trabajos realizados años atrás en Bolivia, comenzó a notar otras peculiaridades del aparato, este parecía convocar una aguacero en las inmediaciones cada vez que lo manipulaba.

Mantuvo siempre en secreto planos y detalles pero sostenía que las ondas electromagnéticas y radiaciones que tal caja debía producir, tenían la virtud de atraer las formación de nubes y finalmente la lluvia es inevitable. Eran años en que las "ondas electromagnéticas" fascinaban profundamente a las personas y convocaba fantasías y realidades: armas letales como el "rayo de la muerte", tratamientos de enfermedades, y por supuesto la radio, la maravillosa comunicación inalámbrica que inaugurara Marconi dos décadas atrás.

Baigorri fue muy popular en esos años y aceptó desafíos con resultados diversos, el más atrevido fue provocar lluvias en la localidad de Pintos, Santiago del Estero, pero el más llamativo fue durante el naciente 1939. Una polémica había nacido entre Baigorri y el director de meteorología que lo trataba de farsante. Baigorri en un alarde de seguridad le envió al director un paraguas con una tarjeta que decía "Para que lo use el 2 de enero". Esa mañana comenzó sin brisa y apenas con nubecitas, pero ha medida que avanzaba la tarde el cielo se cubrió de nubes, primero grises y luego negras; luego gotitas y finalmente aguacero violento.

Baigorri murió en 1972 a los 81 años. Nunca se supo del destino de aquella máquina, tal vez pidió que fuera encendida por última vez durante su entierro. Ese día también llovió.

Esta nota fue escrita el 2 de enero del 2014, cuando tras largos y agobiantes días de 38ºC finalmente llovió torrencialmente. ¡ Salud Ing. Baigorri !.

-Referencias. Diario Clarín 17 de junio de 2002, columna Memorias de H. Gambini.
-Crítica 5ta edición, 2 de enero de 1939.
-Grandes inventos y grandes inventores. Autor L.de Camp.

Argentina, Capital Federal, Carlos Calvo 3928 (1230), Boedo. Tel: (54) 11 4931-5254, www.microaxial.com.ar